martes, 4 de octubre de 2011

Si el zapato aprieta, el zapato no tiene la culpa, el que tiene la culpa es la persona que lo compró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario