viernes, 24 de febrero de 2012

                                                                          Silencios que prefiero callar, mientras vos jugas.


miércoles, 22 de febrero de 2012


viernes, 17 de febrero de 2012

Cuando viniste a mi, cerré la puerta pero abrí, asesíname..


miércoles, 15 de febrero de 2012


Un gran rosal florecía cerca de la entrada del jardín. Sus rosas eran blancas, pero tres jardineros estaban muy ocupados pintándolas de rojo. Alicia pensó que eso era algo muy curioso, y, al acercarse para ver lo que los jardineros hacían, oyó que uno de ellos decía:
-         ¡Mira lo que haces, Cinco! No me sigas salpicando de pintura.
-         No es culpa mía – respondió Cinco molesto – Siete me está dando golpes en el codo.
Al oír esto, Siete levantó la cabeza y dijo:
-         ¡Vaya Cinco! ¡Siempre echándole la culpa a los demás!
-         ¡Es mejor que calles! – respondió este – Ayer mismo le oí decir a la reina que merecías que te corten la cabeza.
-         ¿Por qué? – preguntó el primero que había hablado.
-         ¡Eso no es asunto tuyo Dos! – respondió siete.
-         ¡Si es asunto suyo! –  dijo Cinco – Y te diré la razón: por haber llevado a la cocinera bulbos de tulipán y no cebollas.
Arrojó Siete su pincel al suelo y empezaba a decir:
-         ¡Vaya! De todas las injusticias que conozco... – Cuando su mirada tropezó con Alicia, que los estaba escuchando, y se calló en seguida. Los otros también la vieron y se inclinaron respetuosamente.
-         ¿Podrían ustedes decirme – dijo Alicia respetuosamente – por qué están pintando las rosas?
Cinco y Siete no contestaron pero miraron a Dos.
Este explicó en voz baja:
-         El caso es, señorita, que este debería ser un rosal rojo; por equivocación, nosotros plantamos un rosal blanco. Y si la reina llegara a descubrir nuestro error nos hará cortar la cabeza a todos, ¿sabe usted? Por eso pintamos las rosas, antes de que llegue ella, pues...
En ese momento, Cinco, que había estado mirando ansiosamente a través  del jardín exclamó: ¡La reina! ¡La reina!
Inmediatamente los tres jardineros se arrojaron a tierra hasta tocar el suelo con la cabeza.
Se oyó ruido de pasos. Impaciente, Alicia se volteó para ver a la reina. 

lunes, 13 de febrero de 2012



domingo, 12 de febrero de 2012


Quise, hice, dije, callé.
Abracé menos de lo que hubiera querido.
Amé más de lo debido.
Lloré cantidades innecesarias.
Dormí lo justo.
Soñé muchos más de lo que dormí.

jueves, 9 de febrero de 2012

Valentía, argumentos, respeto, te escasean. "La desolación de saber que éstos son los últimos versos que te escribo"

martes, 7 de febrero de 2012

Let it be.

Cuando las cosas no funcionan es natural querer arreglarlas, pero, una vez que estás segura de que no tiene arreglo, ¿que objetivo tiene seguir intentando?
Deberías estar satisfecha por haberlo intentado, y, como dice aquella bella canción, "dejarlo ir".

Difícil de entender.

¿El todo por la nada, o la nada por el todo? Es estúpido siquiera pensarlo, y sin embargo, mírate, dudando.
Del punto de vista que sea, ¿a caso estás ciega? ¿es posible que seas tan necia?

lunes, 6 de febrero de 2012

No hay invierno que pueda apagar este verano.

domingo, 5 de febrero de 2012


miércoles, 1 de febrero de 2012


No quiero más que me dés con cuentagotas tu amor.